Just another WordPress.com site

PARA UNA VERDADERA CIENCIA, TENEMOS QUE EMPEZAR A ESCRIBIR NUESTROS CONCEPTOS

 FORMULACIÓN DE UNA PROPUESTA PARA LA PRÁCTICA DOCENTE UNIVERSITARIA

Por Ms. Gaby Navarro Valdiviezo

INTRODUCCIÓN

La Universidad peruana en su mayoría, ha devenido con el tiempo en una suerte de instituto donde los docentes acuden, dictan su curso y se retiran sin efectuar verdadera labor científica ni de investigación, ya que la llamada investigación, según veremos y trataremos de probar más adelante, no la consideramos tal, por estar limitada a marcos teóricos ya existentes. De esta forma se desvirtúa la labor eminentemente de centro de discusión de ideas que es en esencia la Universidad. El presente trabajo pretende ser una propuesta para superar esta situación en el mediano – largo plazo.

ABSTRACTThe University is or supposedly is a center where ideas are debated and put into question; unfortunately the Peruvian University has become in a technical school where the courses and its contents are taught following the discovered by the countries that are ahead in true scientific research.We believe, is the professor the one called to put to work its knowledge and analysis capacity and begin to do real scientific investigation with the goal of establish new theories and not only to apply faithfully the discovered ones beyond our border.

This approach is intended to be a proposal in order to try to solve the above problem in the mid or long term, for the sake of our University, so impoverished in these times.

PROBLEMÁTICA

El DECRETO LEGISLATIVO N° 882 o LEY DE PROMOCIÓN DE LA INVERSIÓN PRIVADA EN LA EDUCACIÓN del 11 de Noviembre de 1996 por el ex presidente Alberto Fujimori ha cambiado totalmente el horizonte educativo universitario en el Perú. La Universidad peruana cuenta en la actualidad con 110 Universidades, de las cuales 39 son públicas y 71 son privadas; a esto debemos de agregar las filiales que cada una de las privadas tiene de hecho en el país, de tal forma que hoy cada departamento del Perú tiene al menos una Universidad o Filial. La Filial de una universidad, es una extensión de aquellas universidades que ya no tienen público en la ciudad en que se crearon y buscan alumnos en otros lugares del país. La ley que autorizó su funcionamiento, tiene su historia, se trata de la Ley 27504 llamada: “Ley que regula la creación de filiales universitarias y otorga facultades adicionales a la Asamblea Nacional de Rectores”. Esta ley que se promulgó el 7 de julio del año 2001, no quiso ser promulgada por el entonces Presidente de la República Valentín Paniagua y la promulgaron, Carlos Ferrero y Henry Pease García presidente y vicepresidente del congreso respectivamente.

El marco legal peruano de pronto favoreció la creación de Universidades empresas –manejadas y administradas como tales— que en el tiempo han mostrado los siguientes aspectos: Entre los buenos, tenemos:

  • Aumento de la oferta de educación superior Universitaria en puntos remotos del país donde antes no era pensable encontrarla, a no ser de gestión estatal, los cuales generalmente languidecían por falta de recursos económicos, humanos y motivación. 
  • Incremento significativo del número de profesionales entre la población. 
  • Generación de puestos de trabajo docente Universitario en diversas zonas del país. 
  •  Mayor acceso a la cultura y conocimiento por parte de la población.

Entre los desfavorables podemos anotar:

  • Dudoso rigor en los estudios universitarios en ciertas Universidades debido a la condición de CLIENTES que tienen los alumnos, los cuales generalmente consideran que abonar su mensualidad les da derecho a aprobar y de otro lado la Universidad que obliga a aprobar alumnos a fin de evitar la deserción. 
  • Profesionales con escasa y/o dudosa formación profesional que generalmente desempeñan labores totalmente diferentes a la especialidad que poseen. 
  • Pérdida de oportunidades de becas para los egresados de Universidades nacionales por tener notas más bajas que sus homólogos de universidades particulares empresariales.
  •  Exceso de profesionales en desmedro de personal con formación técnica, sumamente necesarios para la instalación y conservación de maquinaria y equipamiento en general. 
  • Disminución sensible en la afluencia de postulantes a las universidades nacionales o particulares de reconocido prestigio, con la consecuente disminución en la competencia entre postulantes así como en el nivel y condiciones de los exámenes de ingreso. 

Es en este contexto que el docente universitario ha disminuido la investigación y la actitud científica muchas veces hasta el nulo, limitándose a su clase y nada más, máximo cuando tiene que trabajar en dos lugares para redondear su ingreso familiar y la calidad académica de los alumnos deja mucho que desear.

Esta situación de desanimo es un problema porque la universidad deviene de ésta forma en un Instituto, sin desmerecer a tales, por la falta de trabajo científico del que adolece, formando de ésta manera profesionales de baja calidad que en el mejor de los casos sólo saben aplicar las técnicas propias de su rama del conocimiento, sin conocer la esencia de lo que aplican.

DEFINICIÓN DEL PROBLEMA: 

PROBLEMA GENERAL: La comercialización de la educación Universitaria ha traído como consecuencia la disminución o en algunos casos la ausencia de trabajo científico o intelectual, teniendo como consecuencia o particularidades las siguientes: 

  • La falta de intelectualidad del docente universitario se da principalmente en Universidades particulares empresariales, que de ordinario son de dudoso rigor académico.
  • Los profesionales que egresan en estas condiciones están en clara desventaja con respecto a los que han recibido adecuada formación.
  • La falta de intelectualidad en los docentes universitarios torna a la Universidad en un instituto tecnológico. 

UNA PROPUESTA DE SOLUCIÓN

Definamos primero el término INTELECTUAL. La Real Academia de la Lengua Española lo define literalmente como “Dedicado preferentemente al cultivo de las ciencias y las letras”. Aunque la definición es amplia no deja de ser exacta, sin embargo el término y alcance va mas allá, y podemos decir que es de aquella persona que dedica una buena parte de su tiempo productivo o vital al estudio y reflexión sobre la realidad; las reflexiones de una persona con madurez de conocimientos suele ser crítica y poner en tela de juicio las verdades tenidas por tales en un nicho del espacio y tiempo relativos al conocimiento, buscando incansablemente la verdad, la que es definitivamente perfectible.

Oportuno es señalar que el término intelectual, de origen francés, se aplicó hasta hace poco tiempo únicamente al pensador en temas sociales, sin embargo, el conocimiento va ampliándose y las lenguas son validas y correctas de acuerdo al uso generalizado que las personas hacen de ella; por ello, hoy en día el término intelectual se extiende a todas las ramas del conocimiento humano, donde se emplea el intelecto para el análisis de un tema determinado. Cierto es que el intelecto se emplea siempre, hasta para decidir donde botar la basura, sin embargo es una actividad inmediata que no requiere más que unas cuantas relaciones mentales sin raciocinio y que no genera ni crítica ni conclusiones.

Volviendo al tema, dijimos que el intelectual busca la verdad; pero,  ¿Qué es la verdad? Desde el punto de vista social, la verdad es un valor histórico que generalmente cambia de acuerdo a las relaciones de producción de la sociedad que lo alberga; así tenemos que la superestructura de la sociedad tiene un espacio reservado para sus intelectuales, que deben de estar acordes con la moda o cambios, según el caso y el momento histórico que le toca vivir.  Un intelectual en estas condiciones busca reflexiva y críticamente las explicaciones a los hechos, sirviendo de referencia y consulta en las decisiones de Estado. Ejemplo de tales son Carlos Marx y Federico Engels, cuyo modo de pensar cambió el concepto de sociedad en su momento y entre otros aportes, proporcionaron un modo válido y vigente de explicar los grandes cambios decimonónicos que se vivían en Inglaterra y otros países de la Europa continental, pese a que dichas construcciones conceptuales tenían un fin en la praxis política. Cabe destacar que nuestro país no estuvo ajeno a transformaciones cualitativas en sus relaciones económico-sociales estructurales sobre las cuales se vertió el pensamiento y la propuesta del más preclaro científico social y compatriota José Carlos Mariátegui.

La verdad vista desde el punto de vista de las Ciencias Naturales es un valor tan o más perfectible que uno social. Verdades tenidas por tales se caen cuando mentes geniales logran sintetizar los conocimientos, darles forma y arrancarle un nuevo secreto a la naturaleza. Ejemplos de intelectuales por excelencia son Newton y Einstein. En las ciencias de la naturaleza el conocimiento no discurre por saltos, tal como en los cuantos de Plank, sino de manera continua y suave; en efecto cada día la ciencia avanza un paso. Ideas dispersas por aquí y por allá van acumulando datos y experiencias que son analizadas y contrastadas con la realidad o con la teoría. Históricamente las incongruencias entre lo calculado teóricamente y lo observado en la naturaleza se acumulan y llega un instante en que es necesario un cambio, una transformación, una nueva teoría, ley o principio que explique de la manera más cercana posible el hecho observado. Cuando Isaac Newton descubrió la Ley de la gravitación Universal, se apoyó en los hombros de muchos científicos entre astrónomos y teóricos: Brahe y Keppler entre otros. El mérito de Newton consiste en haber condensado los conocimientos aportados antes que él, darles forma y enunciar su ley. Decirlo es más fácil que hacerlo. Albert Einstein igualmente se apoyó en los trabajos de Lorentz, Minkowsky y otros, pero poniendo la culminación maestra al enunciar su teoría de la relatividad en sus versiones especial y general. Es curioso señalar que estos dos grandes científicos, pilares del conocimiento humano hayan desarrollado sus teorías solo empleando sus mentes. Este es el perfil de un intelectual, un hombre que busca constantemente la verdad y está consciente de su fragilidad.

En las líneas precedentes y al estilo más purista, hemos definido al intelectual como aquella persona que dedica la mayor parte de su tiempo productivo a pensar, estudiar y criticar sobre la realidad; definición que lo limita básicamente al campo social y filosófico; sin embargo la concepción se ha ampliado con el tiempo y según la DRAE también abarca las ciencias, de tal forma que en lo que sigue de este trabajo, también llamaremos intelectuales a los científicos, sean estos naturales o sociales o de cualquier disciplina.

EL DOCENTE UNIVERSITARIO COMO INTELECTUAL

Antes de abordar el tema del docente universitario como intelectual, hay que ubicarnos como partes de la universidad peruana en el contexto internacional del conocimiento. Para ello citemos algunos ejemplos de pautas realmente importantes en el avance del conocimiento humano a lo largo de la historia:

En la china: el papel, la brújula, sismógrafos, medicina.

En la India y Arabia: el algebra, el cero y aritmética

En Europa: la imprenta, la máquina de escribir,  la matemática, las comunicaciones inalámbricas, los submarinos, la calculadora automática, los antibióticos, las vacunas, el modelo nuclear del átomo, el motor de explosión, la máquina de vapor, el acumulador eléctrico, la ley de la gravitación universal, las primeras leyes de la Física y Química, entre las más importantes las leyes de la mecánica clásica, cuántica y relativista, la termodinámica;  el algebra booleana, el principio de propulsión a chorro o jet, los rayos X, la sociología, la música exquisita de Beethoven, Mozart, Schubert, la arquitectura, el derecho, filosofía, la medicina, la psicología,  la identificación del VIH, el disco compacto, entre otros.

En Estados Unidos de América: el teléfono, la fisión atómica, la producción en cadena, las naves espaciales, los aviones, el telégrafo, el bombillo incandescente, el fonógrafo, el magnetófono,  los tomógrafos, la resonancia magnética, la física de alta energía, la física del estado sólido,  el transistor, el tubo de vacío, el amplificador y el rectificador, la nanotecnología, las pantallas de plasma, tecnología laser, entre otros.

En Perú: la trepanación de cráneos, los andenes, la mejor comida del mundo, el poder curativo de las plantas.

Es de apreciar dónde se acumula el conocimiento científico: Europa y EEUU, por ello debemos ubicarnos y pisar tierra en cuanto a la condición de docentes de una universidad del Perú y una del mundo desarrollado.

Discrepo de los métodos de investigación enseñados en la universidad peruana, los veo como métodos de investigación de un país subdesarrollado, donde nos contentamos, –me incluyo en el contexto, pero no participo de la algarabía–, con evaluar, correlacionar, explicar o describir algo dentro de un marco teórico predefinido,  y repetimos el titulo y planteamos hipótesis, preguntas general y especifica, objetivos general y específico, matriz de consistencia, variables y toda una maraña que es tanto o más compleja que el problema en sí mismo.

Albert Einstein, Isaac Newton, Max Planck, George Boole, James Watt, Guillermo Marconi, Blaise Pascal, Guillermo Leibnitz, Sigmund Freud, Minkowsky, Carlos Marx,  Federico Engels, Pierre Fermat y tantos otros científicos que  han marcado la pauta mundial en el conocimiento científico e investigación, tendrían cero de nota, estarían desaprobados en los cursos de Metodología de Investigación que dicta la universidad peruana en su conjunto, porque sus investigaciones las han realizado de manera abierta, y sus resultados presentados como quien narra una novela al más puro estilo de García Marquez. Puede Ud. amigo lector consultar “Anales de la Física”, de Albert Einstein, “Principios matemáticos de filosofía natural” de Isaac Newton o cualquiera de los trabajos presentados por los científicos citados y constatará el punto.

Hace unos meses, he tomado conocimiento de una noticia realmente espectacular: médicos franceses han logrado trasplantar un  rostro humano. Un hombre había perdido gran parte de su rostro en un accidente y le fue colocado con éxito el rostro de un recién fallecido. Me pregunto si plantearon el problema, determinaron variables, hipótesis, preguntas y objetivos generales y específicos, matriz de consistencia, etc.

La crítica la interpongo a la Metodología de la Investigación no al método científico en el cual creo y confío. El método científico es válido y es  universal. Decía Lord Kelvin en su tiempo: “sabemos algo de algo cuando lo podemos expresar en números”. En nuestros tiempos esa frase, creemos, se ha quedado corta, porque no solamente se puede expresar en números la esencia de las cosas sino también en palabras como lo hace la Sociología, Psicología, Pedagogía y tantas ciencias que en palabras que forman sus enunciados, leyes y principios logran arrancar los secretos de la naturaleza, los cuales han estado ciertamente ahí desde el inicio de nuestros días; lo que el hombre hace es arrancárselos y revelarlos, tal como lo decía el genial inventor norteamericano Tomás Alva Edinson, el llamado Mago de Melno Park.

Pisando tierra en nuestro Perú de hoy, nos damos con su realidad: ser intelectual cuesta dinero. Decimos cuesta dinero por el tiempo que dedicamos a pensar y buscar la verdad y es un tiempo que es escaso y por tanto valioso. Sin embargo, no podemos desligar lo intelectual de la labor en la  Universidad, que de hecho debería ser una sinonimia, sino semántica, sí en lo funcional o en el espíritu de la universidad y la misión que ella tiene dentro del contexto social.

Las universidades no tienen dinero para financiar la labor intelectual y de investigación, salvo casos aislados y siempre dentro de un marco teórico ya existente. Mas parece se trata de una supervivencia de la universidad como escuela donde se enseña exclusivamente lo ya conocido, que como centro donde se acopia el conocimiento, se analiza, debate y se pone en tela de juicio las ideas ya establecidas para desechar las que no corresponden a la realidad e insertar aquellas verdaderamente vigentes.

PROPUESTA: Intelectualidad en el ámbito docente universitario. Consideramos debería cumplirse lo siguiente:

  • PRODUCCIÓN ESCRITA Los docentes debemos acostumbrarnos a pensar, reflexionar y criticar las ideas sentadas como verdaderas. La inconformidad es el inicio del cambio y como tal, debe ser el motor que impulse la búsqueda de la verdad. Esto puede lograrse al exigirnos producción escrita sobre un tema novedoso con cierta regularidad, por decir: cuatro por año, obligadamente dos críticas, un ensayo y una novela sobre y acorde al área donde enseña; por ejemplo al profesor del área de matemática se le puede pedir críticas sobre sus métodos de enseñanza o tal vez sobre la imposibilidad de demostrar directamente el último teorema de Fermat (hay una recompensa de 1 millón de dólares de la fundación Rockefeller al que lo demuestra. Después de 350 años de la muerte de Fermat, en 1995, un matemático del Oxford College lo demostró –la demostración le tomó tres años– pero como consecuencia de otra demostración, es decir no directamente, no obstante cobró la recompensa, pero existe aún la oferta al que ofrezca la demostración directa y completa del último teorema del gran matemático francés Pierre Fermat). También se le podría exigir un ensayo sobre los cuerpos matemáticos y su aplicación al Algebra Lineal y para aumentar la sensibilidad artística, una novela –que puede ser al estilo de “Los Renglones torcidos de Dios”, de Luca de Tena–.
  • TIEMPO PARA EL DOCENTE El tiempo es importante y necesario para la investigación, intelectualidad y trabajo científico. Este es un punto de difícil solución porque todo el mundo, docentes universitarios incluidos, tiene dos trabajos y además estudia maestría, doctorado, diplomado, idiomas y tanto curso de actualización que existe, por que hay una suerte de sicosis de que el conocimiento avanza día a día; es cierto avanza día a día, pero no para nosotros. Muy probablemente en las universidades de Oxford, Cambridge, Sorbona y Kioto; en el Instituto Pasteur, el CERN,  en Microsoft, en Intel, en Motorola o en los Laboratorios Bell o Sandia el conocimiento cambie a diario, pero en la Nacional de Ingeniería en Lima o en la de Piura, es muy difícil que eso suceda. Por ello el docente debe tener un tiempo asignado para la producción científica, escrita de preferencia y en la forma como lo hacen los grandes en el primer mundo: expresando sus ideas en prosa, argumentando, poniendo ejemplos y resultados de experimentaciones, pero sin la gran tara de ceñirse a un marco teórico existente, sino tratando de crear un marco teórico. Puede que se trabaje dos veces por que ya está hecho, pero el ejercicio intelectual que supone una labor de esa naturaleza –consideramos– es sumamente eficaz. 
  • LIBERTAD EN LA FORMA Y MODO DE PRESENTACIÓN DE RESULTADOS. La metodología de la investigación de la universidad peruana plantea serias dificultades a los intelectuales  que tienen en el método un problema generalmente mayor que el de fondo. Basta revisar los informes de los grandes en la ciencia para darnos cuenta que la libertad es el común denominador. Grandes avances en la ciencia se han dado de manera casual,  (decía Michael Faraday que ese tipo de casualidades solo le ocurren al que las busca) pregunto, ¿vamos a dejar una posibilidad brillante por no estar dentro de la pregunta general y específica? 
  • EMPEZAR A re-CREAR MARCOS TEÓRICOS  ¿CONOCE UD. UN MARCO TEÓRICO PENSADO, CREADO, DESARROLLADO Y PUBLICADO EN EL PERÚ, o en LATINOAMÉRICA? No existe hasta donde sabemos. Podemos comenzar a tratar de crear de nuevo, a manera de ejercicio los ya existentes, y no ser simples lectores de los mismos. El Perú como país del tercer mundo aplica meramente las teorías importadas de los países desarrollados, de suerte que ejercitamos únicamente el tecnicismo –entiéndase como aplicar cierto conocimiento—sin haberlo descubierto. 

Y cuando digo conocimiento, no hablo de los que abundan en las bibliotecas de nuestras universidades con títulos harto conocidos como estos: Influencia del alimento X en ganancia en peso de cuyes, y su pregunta ¿Cómo influye el alimento X en la ganancia en peso de cuyes? o tal vez un título relacionado con algún método de enseñanza de un idioma Z; o quizás ver cómo influyen las TICs en  la enseñanza significativa de Historia del Perú; o cómo aplico técnicas de gestión de personal y logro ver o predecir el comportamiento bajo presión de un gerente. Hablo, antes bien, de obtener conocimiento FUNDAMENTAL, de aplicación general, como por ejemplo el psicoanálisis visto como teoría y no para usarlo como marco teórico; la ley de Murphy, una de las leyes básicas de la ingeniería de sistemas; El capital, de Marx; la transformación de Laplace y Fourier, etc.

TRABAJAR CONJUNTAMENTE CON LOS ALUMNOS  En la revisión, debate y discusión de los conceptos que constituyen el marco teórico, proponiendo de manera conjunta alternativas a los puntos débiles que todo marco teórico tiene.

  • FACILIDADES EDITORIALES  De necesidad cuando se tiene un material y no los recursos económicos suficientes para pagar un editor ni la inversión inicial de impresión y distribución. 
  • CONCURSOS DE PRODUCCIÓN LITERARIAS Buen medio para despertar ese escritor que todos llevamos dentro. Novelas, cuentos, poemas, y cuanto escrito sea valorado como enriquecedor del espíritu humano. El detalle es que sea permanente en el tiempo y no transitorio.
  •  CRITERIOS PROPIOS EN LOS INFORMES Nos topamos con bastante frecuencia con trabajos o informes escritos que NO CONSTITUYEN CRITERIO PROPIO  del autor que deja traslucir,  muestra y demuestra una elevada inseguridad en sus opiniones, visible al apoyarse continuamente en opiniones ajenas, pasmadas en citas y referencias bibliográficas. El docente universitario –y sus alumnos—creemos, deben ejercitar el criterio propio, plasmando en sus palabras la síntesis que han hecho al leer, comprender e internalizar a varios autores.
  • INCENTIVOS Y ESTÍMULOS PARA LOS TRABAJOS NOVEDOSOS. Es algo muy fácil de implementar, aunque hay que delimitar la condición de novedosos; proponemos que sea algo nuevo y/o sustantivo, científico, tecnológico o teórico por ejemplo: 
  • Un proyecto ambicioso es un acelerador de partículas elementales. Su principio de funcionamiento es sumamente sencillo, más fácil que la formula de la Coca Cola, lo difícil es calcularlo e implementarlo.  Permitiría re-descubrir conceptos, trayendo a nuestros universitarios verdadera ciencia. 
  • Diseño y construcción de un microscopio electrónico. Hace unos meses se ha construido uno en la UNI en Lima, no vemos porque no se pueda hacer en otras universidades. 
  • Sentar la teoría para el uso de la luz de arco voltaico en monitores de computador, hay bastante por trabajar y descubrir. Ya se trabaja en los laboratorios Bell en EEUU pero la tecnología es aún incompleta; se dice que es el próximo paso a las pantallas de plasma para televisores y computadoras. 
  • Actualmente se acepta el carácter dual de la luz, es decir en unos casos se comporta como onda y en otras como partícula, sin embargo se sabe por el principio de unicidad de la materia que puede ser una y solo una cosa a la vez. Bastante por estudiar en este caso. Postulo humilde y aventuradamente que es una onda conformada por partículas.

 Ensayar explicaciones sobre las neoplasias, a nivel celular. ¿Qué origina su aparición, desarrollo, vascularización y avance a otros órganos del cuerpo? Explicar porque animales de puro cartílago como el tiburón parecen no padecen cáncer. Proponer teorías y modelos. 

  • Estudiar el VIH y tratar de encontrar la razón para su increíble capacidad de mutación, ensayando modelos para su inmovilización. Este factor hace difícil su cura. 
  • Escribir las ecuaciones para construir –no comprar—un telescopio reflector  con espejo de 3 metros de diámetro e implementarlo. Ya se ha hecho en la Universidad de Córdova, Argentina. Igualmente diseñar e implementar un proyector de transparencias. Perfectamente viable. 

_____________________________________________

PARA UNA VERDADERA CIENCIA, TENEMOS QUE EMPEZAR A ESCRIBIR NUESTROS CONCEPTOS

_____________________________________________

 CONCLUSIÓN. Hemos esbozado un perfil de lo que humildemente consideramos motivaría al docente universitario a ser intelectual y con él sus alumnos, porque estamos convencidos que lo intelectual es parte esencial de la universidad porque ésta implica investigación e investigación implica intelectualidad. Hay que conocer antes de actuar.

_____________________________________________

Bibliografía

David Holliday  Física I

Compañía editora Continental CECSA México 2005.

Sears Zemansky Física

Editorial Aguilar Mexico 2004

Zierer, E. (1974). “Problema de la Universidad peruana, la fuga de talentos”, El Comercio, Lima, 28 de enero.

Web grafía

Marco legal:

www.tc.gob.pe/legconperu/constitucion.html

 

Avances científicos en el mundo:

http://www.euroresidentes.com/futuro/avances_previsibles.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_la_tecnolog%C3%ADa

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Tag Cloud

%d bloggers like this: