Just another WordPress.com site

  

Por Ms. Gaby Navarro Valdiviezo

El siguiente no es el desarrollo de un proyecto de investigación ni de las estrategias para tomar decisiones gerenciales sino, se trata de una experiencia que revela mi trabajo como docente de nivel universitario, nunca me imaginé la  gran responsabilidad que esto significaría, pues  implica un tipo particular de relación interpersonal, donde los aspectos éticos cobran una importancia capital y además exige ser un profesional con el conocimiento y el entrenamiento necesario para liderar la construcción de aprendizajes significativos en cada uno de los educandos, considerando su propio ritmo y sus competencias.

Comprender este rol implicó la aceptación del reto de ser docente, yendo más allá de simple trasmisora de conocimientos al involucramiento que significa saber ser  guía, moderadora, asesora u organizadora de las sesiones educativas, para de esa manera potencializar en los estudiantes sus habilidades, con la responsabilidad  de crear  entornos de aprendizaje adecuados que permitan alcanzar los objetivos pedagógicos de la asignatura y del plan de estudios establecidos para la profesión en construcción, a la vez saber  mantener al estudiante con un alto grado de motivación y una actitud lo suficientemente activa, como para que se conviertan en los auténticos protagonistas de su proceso de aprendizaje y formación integral.

Para afrontar este reto debo potencializar mis competencias de líder, con una constante preparación en pedagogía y didáctica, preparación que estará siempre fortalecida con estudios filosóficos y sin dejar de lado la actitud investigadora como un estilo de vida docente, consideraciones que me ayudaran a tener un perfil  de líder pedagógica y me permitirá ser una autentica facilitadora de la construcción de los conocimientos. Competencia que se fortalecerá en el interactuar  con los estudiantes, con los que trabajo y con quienes comparto su posición, normas y valores, en otras palabras; ser un líder con autoridad moral que logra que le tengan confianza, mediante un modo de ser y actuar coherente con  la ética, la seguridad y la integridad. Solo de esta manera seré una  figura aceptable capaz de hacer agradable el proceso enseñanza – aprendizaje en este grupo humano que tendrá la responsabilidad de cuidar la salud de todas las personas en su cotidiano ser.

Por la cantidad de tiempo que paso con los alumnos en la universidad me ha convertido poco a poco en una docente fundamental, para la construcción de sus aprendizajes, conocimientos, desarrollo de habilidades en las prácticas clínicas y también participar en la generación de ideas y pensamientos críticos.  Es así como los alumnos me consideran un modelo, esperando lo mejor de mí; ante esto, siento que voy ganando experiencia a medida que pasa el tiempo y comprendo que tengo que desarrollar  habilidades de liderazgo pedagógico que influyan e incentiven a los estudiantes mediante motivaciones trascendentales  humanistas por excelencia para aumentar  la sensibilidad que toda persona, tiene muy en cuenta ante lo que le ocurre a otras personas y está siempre dispuesta a ayudarlas; cualidades importantísimas a desarrollar en los estudiantes pertenecientes a la escuela de Enfermería.

Quizá lo que estoy planteando sea considerado un ideal, pero de algo que si estoy convencida es que la figura docente debe ser reivindicada al papel de líder moral, pedagógico y transcendental en una sociedad desmotivada, carente de guías, conocimiento, cultura y carente de valores, con la intención de mejorar la calidad de vida de los estudiantes y  su entorno sin esperar nada a cambio. Para lograr esto el  docente debe: Practicar valores en su cotidiano trabajar y estudiar; construir y compartir visiones en equipo; autoevaluarse, reconocer sus errores y comprometerse a  querer, amar y sentir, sin olvidar que lo primero que debe tener un docente líder para sus alumnos es una alta expectativa en ellos, en sus talentos y aptitudes, en creer verdaderamente que ellos pueden alcanzar grandes logros.

Un docente líder es aquel que se compromete a fondo profesionalmente  utilizando todos los mecanismos que le permitan alcanzar la meta colectiva e individual de los alumnos a su cargo. Un liderazgo pedagógico trascendental, eficiente y oportuno, no solo provocará sustanciales cambios en el aprendizaje de los estudiantes, sino que, además, posibilitará positivos cambios al interior de las unidades educativas, cambios que rescaten lo mejor de la cultura de una institución y las proyecten en el tiempo y los cambios necesarios para potenciar esas fortalezas y dejar atrás las debilidades. Lograr esta meta redundara también en mejoras sociales, mejores condiciones y estilos de vida que garanticen la felicidad del ser humano que es la razón principal de la vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Tag Cloud

%d bloggers like this: